No renuncies a tus sueños

sueno

Llegado de un brumoso país lejano , regido por un viejo monarca al que llaman Olvido, un misterioso sueño lloraba desconsoladamente donde las sombras se desvanecen en limites borrosos.

Tristemente sentado entre la noche y el día , una pálida estrella le escuchaba lanzar extraños reproches entre aullidos de pena y congoja:

¡ Ay, mísero de mí! ¡ Ay, qué malos son los vendavales !

¡ Qué me resta, qué , de mi oscuro vivir si ya perdí el tesoro más rico, si ya me ha olvidado el kariño mejor que jamás me ha soñado!

Al verla , el extraño sueño triste , posa su vela en la estela de plata que flota detrás de su espalda , y mirando sus dulces pupilas le ruega:

– Por vuestra luz , noble anciana , vos que en vuestro brillo llevais el imperioso designio de mi hado, vestid de transfiguraciones todo lo que en mí sufre , todo lo que en mí duda o llevadme a la isla encantada que se esfuma detrás de aquellas olas esmeralda .

Un vendaval de rumor desconocido se ha cruzado esta noche en mi camino y me ha dejado aquí como una esperanza muerta colgado del vacío, apartado del kariño que me soñaba .

La estrella pálida le sonrie plácida , serena y augusta , le acaricia la frente con sus alargadas manos y le apoya tiernamente en sus senos . Le mira y remira y parece decirle :

¡ Ay pobre sueño olvidado, diera yo mi corazón por poder volar contigo hasta las lejanas olas donde se refugian los kariños extraviados , pero el sol despierto avanza , ¿lo ves ?, ya abre el día y mi luz languidece para desaparecer como un fantasma hasta la próxima noche .

¡ Duérmete , duérmete pobre sueño olvidado que yo sabré despertarte cuando llegue el momento.

– Ah! no, no , todavía no te vayas estrella , no me dejes estrellita ..

-¡ Ah! no, no todavía no…

Todavía hay en tí fulgor para llevarme hasta la mente que me daba la vida y dejarme saltando cantarín entre sus ilusiones más queridas .

– No, ¡ No te vayas ! que los kariños son flor de un día ,y en pasando las horas , los sueños morimos entre un “antes” y un gran “después”.

– Bueno, bueno… no desesperes mi pequeño sueño olvidado . Voy a pensar algo ,pero no pidas perfección-le dice la estrellita calmando su pesar.

¡ Madre Naturaleza, Madre naturaleza trae la mancha gris que convierte la alegría en tristeza , Madre naturaleza , concedenos un repique locuaz de tu cabeza !- invoca majestuosa la estrella pálida .

Y mirando al cielo despejado, ve una nube parda avanzando timidamente hacia el monarca dorado con la clara intención de taparle los ojos y la ardiente boca . Sin dudarlo ni un segundo , la pobre estrellita pálida desgaja de su cuerpo la estela dorada donde yace el pequeño sueño olvidado y le grita :

-¡ Ahora ! ,¡ Ahora ! ¡ Cierra los ojos y coge la mano de tu kariño perdido!. Adiós , adiós , mañana en la noche volvereis a estar juntos .

Y así fue como un sueño misterioso y olvidado volvió con su kariño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *